Reglas - Vera Cruz
15650
page,page-id-15650,page-parent,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive
 

Reglas

k

Reglas de la Hermandad de la Vera Cruz

Toma tu Cruz y sígueme.

k

TITULO I. Características generales de la Hermandad

Regla 1. Lema.

El lema de nuestra hermandad será el lema de las Hermandades de Vera Cruz: “TOMA TU CRUZ Y SÍGUEME”

Asumimos también la frase que desde tiempos antiguos repiten nuestros Mayores y los Nazarenos al efectuar la pedida y que se ha convertido en oración a nuestro Titular: “CRISTO ENCLAVAO POR NUESTRAS CULPAS Y PECAOS”

Regla 2. Denominación.

El Título de la Hermandad será:

MUY ANTIGUA, PIADOSA, REAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SANTÍSIMA VERA-CRUZ Y CARIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, TRIUNFO DEL SANTO LIGNUM CRUCIS Y MARIA SANTÍSIMA DE LOS DOLORES EN SU SOLEDAD.

Esta Hermandad ostenta los Títulos de:

  • Muy Antigua: Por ser una de las Hermandades más antiguas de la Diócesis y la más antigua de nuestro pueblo. Conservando la Hermandad numerosa documentación desde principios del siglo XVII, tanto en el archivo parroquial como en el archivo propio, donde destacan nuestras reglas aprobadas el 26 de Junio de 1.760 por el provisor del Arzobispo de Sevilla D. José Aguilar Cueto, donde hace mención a la desaparición de unas reglas anteriores. (Anexo nº 1).
  • Piadosa: Usado históricamente por nuestra Hermandad por la especial preocupación y dedicación en ejercer siempre la Sagrada Caridad entre nuestros hermanos y necesitados, lo que da lugar a que la voz popular llame a esta Hermandad “Piadosa” por las obras pías realizadas en nuestro antiguo hospital de caridad y por dar cristiana sepultura a sus hermanos desde sus orígenes hasta nuestros días. (Anexo nº 2).
  • Real: Desde el 16 de Julio de 1.990 su Majestad el Rey, D. JUAN CARLOS I, acepta el nombramiento de Hermano Mayor Honorario y Perpetuo y su Majestad la Reina, Doña Sofía de Grecia, acepta el nombramiento de Camarera Mayor Honoraria y Perpetua. (Anexo nº 3).
  • Ilustre: Por el nombramiento anteriormente mencionado de Sus Majestades los Reyes de España, así como los numerosos hermanos de cierta relevancia social y las numerosas muestras de cariño de Personalidades y Entidades, destacando la imposición de la primera Medalla del Pueblo de Brenes, concedida por el Excelentísimo Ayuntamiento en Pleno en el año 1.990, y la donación de Placa y Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo por la Viuda del Ilustrísimo Capitán de Infantería y hermano de esta Hermandad D. Manuel Ramos Nieto el 15 de Septiembre de 1.999.

Estos Títulos no significan, en forma alguna, timbres de gloria para nuestra cofradía, sino mandato que nos obliga a mayor entrega y perfección. A estos Títulos se agregarán cuantos en lo sucesivo le sean concedidos por prerrogativas especiales.

Regla 3. Naturaleza eclesial y jurídica de la Hermandad.

1.- Naturaleza eclesial.

Esta asociación se constituyó como Hermandad y Cofradía de penitencia siendo una asociación de fieles erigida canónicamente con el fin primordial y especifico de promover el Culto Público a Nuestro Señor Jesucristo en su Crucifixión y a la Santísima Virgen María.

Esta asociación está preponderantemente formada por seglares, si bien puede admitir como Hermanos y como miembros de la Junta de Gobierno también a Clérigos o Religiosos.

2.- Naturaleza Jurídica.

Esta asociación de fieles erigida por la autoridad eclesiástica competente se califica jurídicamente de pública y se regirá por las normas de la Iglesia, por las disposiciones Diocesanas para Hermandades y Cofradías y por las presentes reglas legítimamente aprobadas.

La hermandad, adaptándose en todo momento a la legislación vigente, se encuentra inscrita como Entidad Religiosa en el Ministerio del Interior con número 3.324-SE/C, así como en el registro de Asociaciones de Carácter Social, sin fines de lucro, del Ministerio de Economía y Hacienda con numero de C.I.F. G-41204066.

Regla 4. Sede.

1.- Sede Canónica.

La Hermandad tiene depositadas a sus imágenes y reliquia del Santo Lignum Crucis, para veneración pública,  en el templo que designe la autoridad Eclesiástica por Decreto de Establecimientos Canónicos, siendo en la actualidad su sede canónica la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción de Brenes.

2.- Sede Social.

La Hermandad tiene su sede habitual para el desarrollo de sus actividades, en Plaza 1º de Mayo numero 9 de Brenes (Sevilla), estando abierta a los hermanos, a la vida de la iglesia, para el ejercicio de la Caridad Fraterna y actos que la Hermandad crea necesarios para la formación espiritual, cultural y social de sus miembros.

Regla 5. Distintivos.

1.- Escudos de la Hermandad.

Como muestra y compendio de lo que representa esta Hermandad, se establece un Emblema o Escudo, formado por el Árbol Santo de la Cruz sobre el Monte Calvario, en cuyos brazos se apoyan dos escaleras representando las que se usaron para bajar a Nuestro Señor Jesucristo de la Cruz del Dolor, como Triunfo de la Vida, todo ello rodeado por la Corona de Espinas de Jesús. Este escudo o emblema que será el utilizado corporativamente, recoge en su simbología la simbiosis de los otros dos escudos de la Hermandad (Anexo nº 4).

1.- El primer Escudo esta formado por el árbol Sacrosanto de la Cruz, sobre el monte Calvario, donde figura el lienzo del descendimiento de Nuestro Señor, simbolizando el Triunfo del AMOR sobre el pecado, mostrándonos el camino de la Verdad y la Vida, todo ello en óvalo cerrado rodeado con volutas. Este escudo además de utilizarse en cuantas ocasiones estime la Junta de Gobierno, será utilizado en el hábito de Nazareno, colocado en el pecho del antifaz (Anexo nº 4).

2.- El segundo Emblema o Escudo simboliza nuestro amor filial a María Santísima, Madre de Dios y de la Iglesia, como mediadora e intercesora, estando formado por el Árbol Santo de la Cruz sobre el Monte Calvario, sirviendo como fondo un  manto de terciopelo negro lleno de estrellas, en representación de la permanencia de María Santísima junto a su Hijo, en el momento de su Dolor y Soledad, todo ello en ovalo cerrado rodeado de volutas, sobre el que se asienta la Corona Real, en reconocimiento de la realeza de María. Este escudo además de utilizarse en cuantas ocasiones estime la Junta de Gobierno, será utilizado en el hábito de Nazareno, colocado en la capa, sobre el hombro izquierdo (Anexo nº 4).

La Junta de Gobierno y sólo ella es la autorizada para realizar la reproducción, en cualquier tamaño, material a emplear o medios, de los escudos de la Hermandad, quedando prohibida su reproducción  y venta sin el consentimiento expreso y  por escrito de la Junta de Gobierno.

2.- Estandarte de la Hermandad.

El Estandarte es la representación simbólica por excelencia de la Hermandad, debiendo presidir todos los actos Oficiales que la misma realice o a los que sea invitada la Hermandad Corporativamente. Es tradición de nuestra Hermandad utilizar como Estandarte una pintura de la cara de nuestra Imagen Titular el Santísimo Cristo de Vera Cruz y Caridad, que recibe especial devoción de nuestros hermanos.

Si la Hermandad decidiera confeccionar nuevo Estandarte, debe ser en terciopelo verde o negro, llevando en su centro bordado el escudo corporativo de la Hermandad. En ningún caso la confección del nuevo Estandarte debe restar importancia al anterior, debiendo presidir los actos ambos conjuntamente, teniendo preferencia el primero, con la efigie de Nuestro Señor en caso de las reglas de protocolo así lo indiquen.

3.- Medalla de la Hermandad.

Caracterizando la sencillez y austeridad de nuestra hermandad, así como el amor a nuestros Titulares se utilizará como medalla una cruz de madera al cuello, sencilla, sin adornos, colgada en cordón trenzado verde de seda.

La cruz debe imponerse, bendecida, a todo hermano en el momento de la toma de Juramento de Reglas, en el Quinario en Honor de Nuestro Titular el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad. Los Hermanos deben llevar la cruz en todos los actos oficiales convocados por la Hermandad, los actos Solemnes de la Parroquia,  así como en aquellos actos a los que sea invitada la Hermandad corporativamente.

4.- Sello de la Hermandad.

La Hermandad utilizará como sello oficial el escudo corporativo, utilizándose en todos los documentos que se expidan.

5.- Bandera.

La  bandera de la Hermandad expresa claramente los símbolos y colores litúrgicos elegidos. Será de color verde y negro, en horizontal, ambas franjas con el mismo ancho;  el verde es el color que representa el tiempo ordinario que nos hace recordar el misterio de Cristo en su plenitud, significando “Vida de la Gracia” y el negro como reflejo de la Pasión y Muerte de Cristo por los pecados del hombre y el Dolor de María en su Soledad, sobre ella figurará cruz en aspa de color blanco, que representa el tiempo de la Navidad que tiene un marcado carácter festivo, significando el triunfo de Jesucristo sobre el pecado y la muerte.

Regla 6. Reliquias.

La Hermandad posee una trompeta antigua, que desde tiempo inmemorial se utilizaba para comunicar el fallecimiento de algún hermano, por la cual sentimos especial devoción al estar representada en ella todos los hermanos difuntos.

Clemente Serna, Abad de Silos (Burgos) con fecha 2 de Febrero de 2000, concede a nuestra Hermandad, una teca o fragmento del Santo Lignum Crucis, acreditando su autenticidad mediante certificado emitido en Roma, el día 15 de Octubre de 1845 por el Secretario Apostólico de su Santidad Gregorio XVI, Fr. Joseph M. Castellani, realizándose su entrega con fecha 19 de Febrero del 2.000.

k

TITULO II. Fines de la Hermandad

Regla 7. Fines Generales.

El fin principal, primordial de esta Hermandad es el de tributar cultos públicos a Dios, teniendo especial devoción al Santísimo Sacramento, a Nuestro Señor Jesucristo en la advocación de la Santísima Vera Cruz y Caridad, a la Madre de Dios y Madre Nuestra en la advocación de Los Dolores en su Soledad, así como a la venerable reliquia del Santo Lignum Crucis.

Son fines de esta Hermandad amar y servir a Dios sobre todas las cosas, a  Jesucristo su Hijo,  a la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de la Iglesia y al prójimo, ayudándolo en su formación y santificación, cooperando dentro del mayor acatamiento y sumisión a las Autoridades Eclesiásticas de nuestro Arzobispado en la realización de las obras de apostolado siempre que aquellas estén en relación con la vida en la Hermandad. A tal fin deberá agrupar a cuantos cristianos bautizados quieran dar cauce a su vida cristiana, mediante el culto interno y externo, animándolos a un mayor conocimiento y vivencia del mensaje de Jesús, y creando así un grupo de promoción cristiana, orientado a su iniciación en la Comunidad Cristiana local en función de la Iglesia Universal.

Conscientes de que el culto divino nace de la fe en la Palabra, será fin de la Hermandad fomentar el mandato del amor, la oración tanto en común como en privado, siguiendo las directrices del Concilio Vaticano II, procurando por los hermanos la practica frecuente de los Sacramentos, el ejercicio de la piedad cristiana, promover la educación popular en la fe, fomentando el sentido de la penitencia.

Históricamente ha sido fin primordial de esta Hermandad el ejercicio de la Caridad, muy especialmente en el trance de la muerte, sufragando los gastos de enterramientos de los hermanos fallecidos e indigentes, así como prestar asistencia a los transeúntes pobres y peregrinos.

Regla 8. Identificación con Cristo y devoción a María Santísima, Madre de Dios.

Los Hermanos han de sentirse ante todo, personas que han aceptado consciente y libremente su bautismo, por el que se han incorporado a Cristo y son miembros vivos de su Cuerpo que es la Iglesia, presente para cada uno por la comunidad en la que vive con otros, la fidelidad al Señor.

En la Palabra de Dios, como testimonio de la predicación apostólica y animados por el magisterio de la Iglesia los hermanos podrán conocer a Jesús, en quien Dios nos ha revelado su voluntad.

La imagen de Jesucristo clavado en la cruz nos recuerda a Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios que se hizo hombre, que asumió el dolor de los hombres, solidarizándose con los que sufren moral y físicamente, para redimirnos de toda situación de muerte y llevarnos a una vida nueva.

Los Hermanos han de ver en el Misterio de nuestra imagen el triunfo del AMOR sobre el pecado, la incomprensión, la intolerancia, la pobreza,  siendo reflejo de lo que con Jesús y por Jesús queremos para nuestro prójimo.

La reliquia del Santo Lignum Crucis nos recuerda que Cristo, por amor a los demás, padeciendo muerte de cruz, logró vencer a la muerte mostrándonos el camino de la Verdad y la Vida.

La devoción del cofrade a la Madre de Jesús debe llevarle a imitar la actitud de María, que supo aceptar la primera a Cristo, comprometiendo su vida con ÉL desde la Encarnación hasta la Cruz. Ella estuvo presente en los primeros momentos de la Iglesia y los sigue estando hoy para nosotros como modelo de actitud cristiana y como Madre de este Cuerpo, la Iglesia cuya cabeza es Cristo, el hijo de la Virgen.

Por todo ello el cofrade debe manifestar su cariño y gratitud a la Bendita Mujer, que quiso servir al plan de salvación que Dios quiere para los hombres.

En la imagen de María Santísima de los Dolores en su Soledad debemos ver a quién se identificó con el dolor de su hijo para salvar a la Humanidad.

Regla 9. Comunidad de Fe y Amor.

La fe de los hermanos, de lo cual harán publica manifestación, debe fundamentarse en la Palabra de Dios, aceptada y vivida, debiendo expresar esto en actitudes acordes con el Evangelio. A la luz de esta fe los hermanos podrán conocer con mayor exactitud la voluntad de Dios, pudiendo dar mejor respuesta a las exigencias de los llamados “Signo de los Tiempos”.

Ello supondrá una continua conversión a Cristo en su Iglesia, personal y colectivamente, para hacer posible en la vida individual y social el Reino de Dios, anunciado por Cristo.

La unión nacida del amor fraterno, que Jesús propone como distintivo de lo suyo, hará que cada hermano pueda sentirse en comunión con quienes comparten su misma Fe y habrá de vivir siempre en actitud de alcanzar del Señor la gracia de poder cumplir su mandamiento “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado”.

Por ello los hermanos deberán estar siempre animados por un espíritu de servicio, que estimule e impulse igualmente la preocupación de la Hermandad por la realización de los derechos fundamentales de las personas y una prontitud para el perdón de los pecados y ofensas de los demás, como se indica en el Santo Evangelio, de forma que quienes vean esto puedan sentirse atraídos hacia Jesucristo, glorificando así a Dios Padre.

Regla 10. Comunidad de cultos y comunión eclesial.

El bautismo nos ha configurado con Cristo, en quién Dios se complace y nos ha unido en un Pueblo Sacerdotal para dar a Dios el homenaje de nuestra alabanza y amor filial. Este sacerdocio, el cristiano lo ejerce fundamentalmente interpretando correctamente con su conducta la vida y las relaciones humanas, de manera que su actividad ante las tareas de este mundo resulte un verdadero cumplimiento de la voluntad de Dios Creador y Padre que Cristo nos ha revelado.

Por ello los hermanos si quieren ser verdaderos adoradores de Dios evitarán caer en lo que dijo el Profeta y que Jesús recordó “ Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de Mí”.

La oración, los sacramentos y cualquier otro acto de culto, deben suponer en el hermano una actitud de vida cristiana que se celebra, se consagra y se compromete en las acciones cultuales.

Esta Hermandad quiere reconocer y que se le reconozca como Grupo Comunitario de la Iglesia local, donde ella desea estar en comunión con la Iglesia Parroquial Diocesana y Universal. Por ello nuestra incorporación a la vida Parroquial y nuestra colaboración en las tareas parroquiales de la Iglesia local, así como la presencia del Párroco y otros sacerdotes en la Hermandad serán consideradas como un deber cristiano de la misma, que nos hará vivir la comunión eclesial con el Papa y el Obispo Diocesano quien ayudados por los Presbíteros presenta a Cristo Pastor Supremo y nos confirma en la Fe de la Iglesia Universal.

Especial relación de comunión eclesial y cooperación pastoral en la misión de la iglesia debe mantenerse con el Vicario Episcopal de la Zona y con el Párroco, así como con el Arcipreste, integrándose además en los respectivos Consejos Pastorales, en la forma que establezcan los Estatutos de los mismos. Es facultad de la Junta de Gobierno nombrar a los representantes en dichos organismos parroquiales. La Hermandad pertenecerá de pleno derecho en el respectivo Consejo de Hermandades y Cofradías de Brenes, desde el momento de su creación, correspondiendo a la Junta de Gobierno, reunida en Cabildo de Oficiales, designar a los representantes en los mismos, de acuerdo con los Estatutos del Consejo.

La Hermandad, como las demás asociaciones de fieles diocesanos, vivirá su realidad eclesial en estrecha comunión con su Obispo Diocesano del que recibe su misión.

Esta Hermandad como grupo laical de la orden Franciscana asimilará su espiritualidad y expresiones propias de piedad, sencillez y austeridad nutriéndose de tan peculiar carisma que tanto bien ha hecho en el seno de la Iglesia.

Para los hermanos la pobreza y la sencillez no deberán ser consideradas como signo de miseria y desgracias humanas, sino una actitud de amor y de libertad en orden a compartir los bienes de la tierra y como condición para participar del Reino de los Cielos. Los hermanos reconocerán en los pobres y en los que sufren, la imagen de Cristo pobre y paciente. La pobreza evangélica que hay que entenderla en la perspectiva de la Fe y de la esperanza cristiana, brota de la caridad. Los hermanos cooperarán con decidida caridad a combatir la miseria, la injusticia y las desigualdades sociales, procurando una sólida educación social inspirada en la Doctrina de la Iglesia.

1.- CULTOS INTERNOS.

La Hermandad deberá ayudar a sus hermanos a que descubran en la oración y los Sacramentos las formas más excelsas de celebrar el Culto a Dios. Así en la medida en que se fomente el conocimiento de la Fe vivida en convivencia cristiana, se descubrirá la necesidad de celebrar las relaciones con Dios en la Liturgia comunitaria de la Iglesia.

Los cultos internos que celebrará anualmente esta Hermandad, en tanto no sean objeto de modificación por la Junta serán:

1.- Quinario y Solemne Función Principal de Instituto.

En tiempo de Cuaresma, se celebrará Solemne Quinario en Honor del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad, que tendrá carácter de ejercicios espirituales, dentro de los cuales se recibirán a los nuevos hermanos o se confirmaran a los menores, terminando el sexto día con Función Principal de Instituto. En el ofertorio de la Función Principal, el Secretario leerá en nombre de la Hermandad la fórmula de Protestación de Fe (Anexo nº 5), estando el acto presidido por el Estandarte y los miembros de la Junta portando varas. Seguidamente los hermanos subirán al Presbiterio, donde jurarán el voto apoyando la mano derecha sobre los Santos Evangelios y la izquierda sobre el Libro de Reglas de la Hermandad, diciendo cada uno en ese momento la formula “ASI LO CREO, ASI LO CONFIESO, ASI LO JURO”.

Al terminar la Función Principal será expuesto en devoto besapié el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad.

2.- Solemne Traslado a Paso Procesional.

El día designado por la Junta de Gobierno, se procederá al traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad desde el Altar Mayor de la Iglesia a su paso procesional. El acto tendrá carácter publico, pero se debe realizar con el máximo de recogimiento. La imagen será portada por los hermanos designados para tal fin por la Junta de Gobierno. Desde el Altar Mayor, el Diputado de Cultos y Mayor de Gobierno o persona que él designe debe invitar a los asistentes a mantener el debido decoro, rezando o recitando. Para concluir el acto se rezará un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria, pidiendo por nuestros hermanos enfermos.

3.- Misa ante María Santísima del Rocío.

En fecha próxima, después del Domingo de Resurrección, nuestra Hermandad celebrará Misa  de Acción de Gracias, ante la Virgen del Rocío, bien en su ermita, bien en la Iglesia de Almonte.

4.- Misa de la Festividad de la Santa Cruz.

El día 3 de Mayo de cada año la Hermandad celebrará, ante la Santa Cruz, una Misa por todos los hermanos, vivos y difuntos, tanto de esta Hermandad como de las demás hermandades de Vera Cruz. Al finalizar, se realizará ofrenda a la Santísima Virgen María.

5.- Corpus Christi.

La Hermandad asistirá todos los años a la procesión de Corpus Christi, con Estandarte y varas.

6.- Triduo Solemne.

Con motivo de la fiesta de Exaltación de la Santa Cruz y la festividad de Nuestra Señora de los Dolores, se celebrará Triduo Solemne. Coincidiendo con la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz, se ofrecerá a besar la reliquia del Santo Lignum Crucis, estando presidido el acto por el Estandarte y los miembros de la Junta con varas. Finalizando al cuarto día con Función Principal, al termino de la cual será expuesta en devoto Besamanos nuestra Amantísima Titular Ntra. Sra. De los Dolores en su Soledad.

7.- Solemne Misa de Difuntos.

El último Viernes del mes de Noviembre nuestra Hermandad celebrará honras fúnebres por todos los hermanos difuntos de esta Hermandad, sin que estas puedan tener aplicación particular.

8.- Otros Cultos.

Además de estos cultos la hermandad celebrará cuantos estime convenientes para mayor honra de Nuestro Señor y su Santísima Madre la Virgen María, así como cuantos sirvan para la propagación de la devoción a la santísima Vera Cruz, necesitando en estos casos licencia del ordinario.

2.- CULTOS EXTERNOS.

Los cultos externos son aquellos que realiza nuestra Hermandad ante la opinión pública, como testimonio de nuestra Fe, siendo el fin principal de toda hermandad,  tributarlos para mayor gloria de Dios, de su Hijo Jesucristo y de su Santísima Madre la Virgen María. Por tal motivo estos actos deben de realizarse con la debida compostura, invitando a los demás a compartir nuestra Fe y creencias.

Los principales Cultos externos que celebrará nuestra Hermandad durante el año serán:

1.- Vía crucis.

De común acuerdo con el resto de Hermandades de Penitencia de la localidad, o  con el Consejo Local de Hermandades, caso de existir, se realizará un Vía Crucis Penitencial, dentro del tiempo de Cuaresma.

El Vía Crucis estará presidio, cuando así se designe,  por la Imagen de Nuestro Amantísimo Titular el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad. Abrirá el cortejo la cruz parroquial o en su defecto la cruz de guía de la Hermandad acompañado de dos faroles. Se invitarán a portar la sagrada imagen a los Miembros de la Junta de Gobierno, La Diputación Permanente, Grupo Joven, Grupos de Hermanos Costaleros y Grupo de Mujeres, o aquellas personas que designe la Junta de Gobierno, que una vez terminen de portar la imagen acompañaran a la misma con cirios, en el lugar que la organización les designe.

Caso de que por cualquier circunstancia, se deje de realizar este Vía Crucis de común acuerdo con las demás Hermandades, lo realizará nuestra Hermandad contando con la Parroquia y en su defecto recabando la autorización del Vicario General.

Tanto el día, como la hora y el recorrido a realizar son competencia de la Junta de Gobierno y de nuestro Director Espiritual.

2.- Pregón de Semana Santa.

De común acuerdo con las demás Hermandades, o bien con el Consejo Local de Hermandades, caso de existir, se organizará este acto público. Cuando sea designada nuestra Hermandad para elegir al pregonero y organizar el acto, dicha facultad recaerá en la Junta de Gobierno, la cual puede delegar en una comisión creada al efecto.

3.- Estación de Penitencia.

El principal culto externo de esta hermandad es la Estación de Penitencia que anualmente hace la tarde del Viernes Santo con sus Imágenes Titulares, el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad, La Santísima Virgen de los Dolores en su Soledad, y la sagrada reliquia del Santo Lignum Crucis, invitando a meditar sobre el angustioso trance de la muerte de Nuestro Señor y los Dolores que sufrió nuestra Madre la Virgen María y como consecuencia deducir provechosas enseñanzas para la vida espiritual de los Hermanos, logrando el fruto Cristiano deseado.

Se establece una reglamentación sobre la Estación de Penitencia, que se detalla seguidamente.

ORDENANZAS PARA LA ESTACIÓN DE PENITENCIA.-

1.- Estación de Penitencia.

El principal Culto externo de esta Hermandad es la Estación de Penitencia que anualmente hace en la tarde del Viernes Santo por las calles de Brenes con sus Imágenes Titulares, el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad y María Santísima de los Dolores en su Soledad, así como con la Reliquia del Santo Lignum Crucis, para meditar y considerar la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, a la vez que meditar en los Dolores de Nuestra Señora, nuestra mediadora e intercesora.

2.- Horario, Itinerarios, Situaciones Extraordinarias.

La hora de salida, itinerario y hora de entrada en el Templo, será la que a propuesta de la Junta de Gobierno apruebe la Autoridad Eclesiástica.

Si por causa de lluvia, peligro inminente de ella u otra fuerza mayor que lo aconsejase, la Junta de Gobierno reunida en Cabildo Extraordinario de

Oficiales, convocado al efecto por el Hermano Mayor o quién legítimamente lo sustituya, decidiera suspender la Estación de Penitencia, se celebrará un acto de Piedad con participación de todos los hermanos Nazarenos, finalizando con el Credo, Salve y Padrenuestro por los Hermanos enfermos y difuntos.

Si una vez iniciada la Estación de Penitencia se hubiera de interrumpir o modificar su recorrido, la dirección de tal medida será adoptada por el Hermano Mayor o quién legítimamente le sustituya, Mayordomo, Secretario General y Diputado Mayor de Gobierno y Cultos.

3.- Dirección y Gobierno de la Cofradía.

Al Hermano Mayor, como cabeza de la Hermandad o quién le sustituya si aquél no asistiese a la Estación de Penitencia, le corresponde la Dirección y Gobierno de la misma, debiendo todos guardar y cumplir cuanto se disponga.

El Hermano Mayor, salvo especificación en contrario delega el gobierno de la Estación de Penitencia al Diputado Mayor de Gobierno y Cultos en quién recae la facultad de nombrar, organizar y dirigir la Estación de Penitencia, según las directrices marcadas por el Hermano Mayor y la Junta de Gobierno en Cabildo de Oficiales y el Cabildo General de Salida, velando por el mejor comportamiento de la cofradía, para lo que se auxiliará por los Diputados de Tramos, que a propuesta suya, nombrará cada año la Junta de Gobierno en número que aquel juzgue necesario, teniendo muy en cuenta para esta designación las necesarias aptitudes y celo que debe concurrir en los Hermanos designados.

4.- Ordenanzas Generales para la Estación de Penitencia.

Para el mejor cumplimiento de cuento se expresa en estas Reglas, los Hermanos cumplirán durante la Estación de Penitencia las siguientes ordenanzas:

  1. Tomarán parte en la Estación de Penitencia los Hermanos con una antigüedad mínima de un año, presentado su Papeleta de Sitio.
  2. Podrán tomar parte en la Estación de Penitencia, cualquier persona sin ser Hermano de la Hermandad, por promesa, debiendo satisfacer la cuota correspondiente a la Papeleta de Sitio así como la cuota ordinaria correspondiente a un año. El lugar a ocupar en la cofradía, será designado por el Diputado Mayor de Gobierno y Cultos.
  3. Los Hermanos nazarenos vestirán hábito compuesto por túnica y capa blanca, con cordón y botonadura verde, antifaz de raso verde, cíngulo de seda compuesto de trencillas de color verde y terminado en dos borlas del mismo color con flecos. En el antifaz en su centro y a la altura del pecho se pondrá el Escudo descrito en la Regla 5,1,1. En la capa y a la altura media del antebrazo izquierdo figurará el Escudo descrito en la Regla 5,1,2. El capirote o cartonería del antifaz medirá 60 cm. de altura, pudiendo prescindir de ella los manigueteros del paso de Cristo y de Palio(sí existiesen) y los Hermanos con la cruz al hombro de penitentes. Todos los hermanos deberán ir calzados con zapatos negros o sandalias Franciscanas, con calcetín blanco. Las manos irán cubiertas con guantes blancos. Aquellos que formen parte de los Servicios de Paso o los costaleros irán con la indumentaria conveniente.
  4. Queda terminantemente prohibido llevar cualquier signo externo que posibilite la identificación del nazareno o distintivo particular alguno.
  5. El acto de penitencia comienza en el domicilio del Hermano al revestirse del hábito procesional, deberá cuidarse de no dejar en su atuendo señal alguna que lo singularice, tales como alhajas, reloj, etc. excepto la alianza. Con la mayor presteza, cubierto el rostro se dirigirá desde su domicilio a la Iglesia por el camino más corto y sólo con la antelación suficiente para llegar a la hora fijada. No podrá andar vagando por las calles ni detenerse, ni entrar en parte alguna, observará en su actitud el mayor recogimiento y compostura, no pudiendo ir en grupo ni acompañado de persona alguna que no vista su mismo hábito. No podrá hablar ni hacer señales a nadie y en ningún caso podrá levantarse el antifaz. Igual actitud observará al regreso, terminada la Estación de Penitencia. En definitiva está prohibido todo aquello que desdiga el acto de penitencia que se practica.
  6. El Hermano estará en el Templo a la hora señalada entrando por la puerta que se le designe previamente, mostrará su papeleta de sitio al Hermano encargado de ello, quitándose el antifaz para su identificación. Se dirigirá a los pasos de Nuestros Sagrados Titulares para rezar ente ellos y esperará en el lugar que se indique el comienzo de la organización de la Estación de Penitencia.
  7. A la hora señalada el Diputado Mayor de Gobierno y Cultos o aquellos en quién delegue, procederá con el debido recogimiento a dar lectura a la lista procesional. Al oír su nombre, los hermanos acudirán descubiertos a recoger el cirio, vara o insignia, de mano del Prioste o personas delegadas por él, a quien mostrarán la papeleta de sitio, pudiéndose exigir, en caso necesario la identificación de su personalidad. Seguidamente se presentará al Diputado de servicio del tramo que le corresponda, quien le colocará en el puesto que tenga designado. Este puesto deberá conservarlo durante toda la Estación de Penitencia, no abandonándolo sin verdadera necesidad, en cuyo caso lo comunicará al Diputado de Tramo, quién dispondrá lo más conveniente. Si el Hermano no regresase a su puesto, el Diputado de tramo lo comunicará al Diputado Mayor de Gobierno y Cultos, para que este tome el acuerdo que estime conveniente. Durante la Estación de penitencia los nazarenos marcharán con los cirios encendidos, bajos y un poco inclinados, atenderá en todo momento las instrucciones que con respecto a la separación entre parejas deben observar, no volverán la cabeza e irán en absoluto silencio y en todos sus ademanes y actitudes mostrarán el recogimiento de quién va meditando la Pasión del Señor.
  8. Queda terminantemente prohibido a los Hermanos ceder su lugar tanto a persona que no pertenece a la Hermandad como a otro Hermano a quién no corresponda. Todo nazareno está obligado a descubrirse el rostro cuando fuese requerido para ello durante la Estación de Penitencia por el Director Espiritual, Hermano Mayor, Mayordomo, Diputado Mayor de Gobierno y Cultos o Diputado de Tramo, y fuera de ésta por cualquier miembro de la Junta de Gobierno.
  9. Si durante la Estación de Penitencia el cofrade observa alguna deficiencia, está obligado a manifestarlo al Diputado de Tramo correspondiente.
  10. Bien en la papeleta de sitio, bien en documentación adjunta se le entregará al Hermano extracto de las ordenanzas, para que no puedan alegar en ningún caso olvido o ignorancia de las mismas.
  11. Una vez formada la procesión el Hermano Mayor o persona en quien delegue, descubierto y situado en el presbiterio leerá la tradicional alocución exhortando a los Hermanos a un comportamiento ejemplar y a la meditación del Santo Vía Crucis durante la Estación de Penitencia, añadiendo las advertencias especiales que se estimen necesarias cada año.
  12. Al regreso, en el Templo, los Hermanos se irán colocando ordenadamente en el lugar que se les indique, conservando el antifaz echado hasta que se les autorice a quitárselo. Una vez dentro del Templo, el Hermano designado dirigirá unas oraciones como acto final de la Estación de Penitencia. Después de esto, el Hermano Mayor pronunciará las palabras de despedida:
    “HERMANOS NAZARENOS, HASTA EL AÑO QUE VIENE SI DIOS QUIERE”. Y todos los nazarenos regresarán a sus domicilios, con el antifaz echado, en silencio, por el camino más corto, terminando su acto penitencial al llegar cada uno a su casa.

5.- Faltas en la Estación de Penitencia.

Si algún Hermano faltase a lo preceptuado en la normativa anterior, aparte de la falta moral en que incurre, quedará sujeto a las consecuencias que resulten. Si la falta es durante la Estación de Penitencia, por el Diputado de Tramo, Diputado Mayor de Gobierno y Cultos, Mayordomo o Hermano Mayor, le será retirada la papeleta de sitio, para tener conocimiento exacto del Hermano infractor y pasarla posteriormente a la Junta de Gobierno conforme a lo que se determina en estas Reglas, si la falta se comete fuera de la procesión, le será igualmente retirada la papeleta de sitio, por cualquier miembro de la Junta de Gobierno a dichos efectos.

6.- Informe de la Estación de Penitencia.

Pasada la Semana Santa y lo antes posible, el Diputado Mayor de Gobierno y Cultos se reunirá con los Fiscales, Diputados y demás responsables de la Cofradía en la calle para examinar las incidencias de toda índole ocurridas en la Estación de Penitencia. De esta reunión se elaborará un detallado informe, por el Diputado Mayor, que elevará seguidamente a la Junta de Gobierno. La Junta de Gobierno se reunirá en Cabildo de Incidencias, tal como recogen estas Reglas, para conocer y pronunciarse sobre dicho informe, habiéndose de sancionar si procede por falta cometida, según el grado que se establece en el capítulo de sanciones, pero siempre siguiendo rigurosamente el orden de corrección fraterna que establece el Santo Evangelio: Mat.18,15-17; Mat.18, 21-22; Luc.16,3-4.

7.- Fiscales de Pasos y Cruz de Guía.

La Junta de Gobierno a propuesta del Diputado Mayor de Gobierno y Cultos designará a un hermano nazareno para que desempeñe las funciones de Fiscal en cada uno de los pasos de Nuestros Titulares, siendo los responsables del modo en que se efectúe la conducción de los mismos, velando porque sea de forma digna y piadosa, evitando actitudes impropias por parte de los costaleros y respetando el horario establecido.

Los designados unirán a la capacidad necesaria la autoridad y personalidad suficiente para lograr cuanto se expone.

El Diputado Mayor de Gobierno y Cultos designará, asimismo, a un hermano nazareno para que desempeñe la función de Fiscal de Cruz, siendo el responsable de que se cumplan los horarios establecidos para dicha Cruz de Guía.

8.- Presidencia.

La Presidencia oficial de la Hermandad está representada ante el paso de la Santísima Virgen de los Dolores en su Soledad, estando constituida al menos por el Hermano Mayor, Mayordomo, Secretario General y Diputado Mayor de Gobierno y Cultos o en su defecto por los miembros de la Junta de Gobierno que sustituyan su ausencia.

La Presidencia ante el paso del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad, estará constituida al menos por el Teniente de Hermano Mayor, Fiscal, Diputado de Formación y Diputado de Obras Asistenciales o en su defecto por los miembros de la Junta de Gobierno que sustituyan su ausencia.

Caso de que por razones imprevistas no puedan ser constituidas las Presidencias con el orden antes establecido, el Diputado Mayor de Gobierno de acuerdo con la Junta de Gobierno dispondrá lo oportuno para que estén lo más dignamente representadas.

Se establece una Presidencia Oficial, durante un tramo del recorrido predeterminado, donde estarán invitados el Director Espiritual, el cual vistiendo traje talar acompañará al Hermano Mayor, situándose a su derecha; el Excmo. Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Brenes en representación de la autoridad civil, situándose a la izquierda del Hermano Mayor; el Comandante de Puesto de la Guardia Civil representando la autoridad militar, el Sr. Juez de Paz, así como aquellas personas invitadas por la Junta de Gobierno.

9.- Papeletas de Sitio.

La Papeleta de Sitio será repartida en el plazo que a propuesta de la Junta de Gobierno, determine el Cabildo de Salida.

A los efectos de asignación de insignia y colocación en el lugar que han de ocupar los Hermanos de luz, se seguirán criterios de rigurosa antigüedad, de mayor a menor, debiendo tenerse presente las normas que dicte al efecto la Junta de Gobierno, que fijará así mismo la limosna que a cada uno corresponde, según lo aprobado en el Cabildo de Salida, por su papeleta de sitio. Si algún Hermano no pudiera corresponder a las cantidades fijadas por razón de su situación económica, deberá ser dispensado de dicha contribución.

10.- Hermanos costaleros.

Si la Junta de Gobierno decidiese que los pasos de Nuestros Titulares sean portados por Hermanos, los que deseen efectuar como costaleros la Estación de Penitencia, deberán tener los 18 años cumplidos, lo solicitarán con antelación debida a la Junta de Gobierno o personas encargadas de la cuadrilla por ésta última, a fin de que en vista del número de solicitantes y las cualidades de los mismos, se conceda la autorización correspondiente a quienes forman parte de las cuadrillas.

En ningún caso se considerarán los Hermanos Costaleros con derechos adquiridos para este menester.

Dado el alto honor que ello representa, estos Hermanos Costaleros lo son por el tiempo que la Junta de Gobierno les señale y se obliguen, debiendo prestar un interés especial en la preparación necesaria para llevar a cabo de la forma perfecta  y digna, su alto cometido y vendrán sometidos en su realización, a cuanto la Junta de Gobierno acuerde al respecto y se ordene por el Fiscal responsable del Paso y por el Capataz que lo dirige.

Caso de que un Hermano saliera de nazareno y durante unos años ejerciera de Hermano Costalero, se le respetará su sitio correspondiente en la cofradía como si hubiese efectuado la salida como nazareno.

La Junta de Gobierno es la facultada para nombrar a los capataces, contraguías así como nombrará una Comisión, que dependerá de la Diputación de Cultos y Gobierno, para que lleven a cabo todo cuanto crean necesario para el correcto funcionamiento de la Cuadrilla de Costaleros y hagan cumplir tanto las directrices marcadas por la Junta de Gobierno como los derechos y obligaciones recogidos en esta normativa.

Derechos de los Costaleros:

  1. Los Hermanos costaleros tienen derecho a recibir la formación adecuada, por parte de los Capataces, para llevar a efecto su cometido.
  2. Tiene derecho a recibir de la Hermandad la indumentaria que consiste en arpillera para el costal, una camiseta con el escudo de la Hermandad, pantalón negro con escudo de la Hermandad y faja. Son de cuenta del costalero el calzado o cualquier otra prenda que pudiese utilizar.
  3. Los costaleros irán en todo momento cubiertos con un Seguro de accidente que será abonado por la Hermandad.
  4. Los costaleros ante cualquier problema, bien con algún compañero, bien por algún tema personal, lo comunicará a la Comisión, que siempre con ayuda y consejo de la Junta de Gobierno intentará solucionarlo en el menor tiempo posible.
  5. El Costalero tiene derecho a ser escuchado en el cabildo de incidencias de costaleros, siempre que el que preside le otorgue la palabra.
  6. Los Hermanos Costaleros en función de su antigüedad como miembros de la cuadrilla, recibirán en acto solemne los siguientes premios o distinciones:
  • Un año de antigüedad: Díptico de recuerdo, con foto de nuestros Titulares.
  • Tres años de antigüedad: Llavero costal de metal plateado.
  • Cinco años de antigüedad: Insignia Costal, en metal dorado.
  • Diez años de antigüedad: Pisacorbatas costal, en metal dorado.
  • A partir de los Quince años de antigüedad: Insignia de Oro de la Hermandad.

Obligaciones de los Hermanos Costaleros:

  1. Los Hermanos Costaleros tiene la obligación de asistir a los ensayos fijados por la Junta de Gobierno y los Capataces. A las tres faltas no justificadas a los ensayos, la Junta de Gobierno entiende que al Hermano no le interesa seguir perteneciendo a la cuadrilla y procederá a darlo de baja en la misma.
  2. Los Hermanos Costaleros tiene la obligación de acatar las directrices marcadas por la Junta de Gobierno, así como obedecer las instrucciones de sus Capataces.
  3. Los Hermanos Costaleros que realicen los relevos deberán ir con el mayor decoro posible, en el lugar designado por la Junta de Gobierno, no pudiendo ausentarse durante mucho tiempo del paso al que corresponden.
  4. Los Hermanos Costaleros, como cualquier otro Hermano tiene la obligación de asistir a los Cultos y a cuantos actos organice la Hermandad.
  5. Los Hermanos Costaleros tiene la obligación de asistir a los Cabildos a los que sean citados, siendo sobre todo importante su asistencia tanto en el cabildo de salida como en el de incidencia de costaleros

11.- Orden de la Estación de Penitencia.

La cofradía en su Estación de Penitencia formará con carácter obligatorio con el siguiente detalle:

  • Cruz de Guía, acompañada de dos faroles alzados y dos varas.
  • Senatus, acompañado de cuatro varas.
  • Bandera Corporativa, acompañada de cuatro varas.
  • Estandarte del Stmo. Cristo, acompañado por dos faroles alzados y dos varas.
  • Representación de la Fe, acompañada de dos faroles de mano(si no existen serán cirios) y dos varas.
  • Ciriales, acólitos, pertiguero y monaguillos (caso de existir).
  • Paso del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Caridad.
  • Cruz Parroquial, acompañada de cuatro ciriales (caso de no existir serán varas).
  • Representación de la Verónica, acompañada de cuatro varas.
  • Guión del Grupo Joven, acompañado de cuatro varas.
  • Guión del V Centenario, acompañado de cuatro varas.
  • Reliquia de la Trompeta, acompañada de dos faroles de mano(caso de no existir serán cirios) y dos varas.
  • Libro de Reglas, acompañado de cuatro varas.
  • Reliquia del Santo Lignum Crucis, acompañada de dos faroles de mano y cuatro faroles alzados.
  • Representación de las Santas Mujeres, acompañadas de dos varas.
  • Ciriales, acólitos, pertiguero y monaguillos (caso de existir).
  • Paso de Palio de Mª Stma. de los Dolores en su Soledad.

La Junta de Gobierno se reserva el derecho de modificar la colocación de las distintas insignias, en función de la mejor organización de la cofradía.

12.- Insignias en la Estación de Penitencia.

Las Insignias durante la Estación de Penitencia podrán ser portadas por los Oficiales y por los Hermanos que en virtud de su dedicación, antigüedad y amor a la Hermandad acuerde la Junta de Gobierno y apruebe el Cabildo de Salida.

La Reliquia del Santo Lignum Crucis será portada por el Hermano Nazareno de mayor edad que realice la Estación de Penitencia. En caso de renuncia, la Junta de Gobierno quedará facultada para nombrar al Hermano portador.

Al constituirse Insignias o Pasos Nuevos, estas se deberán someter a votación para ser aceptados por el Cabildo General a propuesta del Cabildo de Oficiales, siendo la Junta de Gobierno la que decida el lugar en la Cofradía.

13.- Acompañamiento Musical.

Nuestras Sagradas imágenes pueden llevar acompañamiento musical cuando realicen Estación de Penitencia o Salida Extraordinaria en sus respectivos Pasos. Así al Santísimo Cristo de Vera Cruz y Caridad le acompañará Banda de Cornetas y Tambores o Agrupación Musical y a Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad le acompañará Banda de Música.

La contratación de las distintas bandas de música se llevará a cabo por la Comisión creada al efecto por la Junta de Gobierno, siendo necesaria la presencia del Mayordomo, que será el único facultado para poder firmar contrato en representación de la Junta de Gobierno o en su defecto por el Hermano Mayor.

14.- Hermanos de Paisano.

La Junta de Gobierno antes de la realización de la Estación de Penitencia, aprobará los nombramientos, que a propuesta del Diputado Mayor de Gobierno y Cultos y el Prioste, de aquellos hermanos que colaborarán con el desarrollo de la misma sin vestir túnica de nazareno. Estos Hermanos deberán de asistir vestidos, preferentemente con traje chaqueta oscura, o atuendo adecuado y dependiendo de la función a realizar, la Junta le informará del sitio exacto donde se situará, no pudiendo estar entre los nazarenos, ni delante de los pasos, debiendo estar perfectamente acreditados.

15.- Penitentes con Cruz.

Los Hermanos nazarenos penitentes, quedarán exonerados de llevar el capirote o cartón. Se colocarán en el sitio designado por la organización de la cofradía. Siempre se le respetará el sitio correspondiente a su antigüedad como nazareno. El penitente portará la cruz o cruces con el asta o brazo largo hacia atrás, quedando la cruceta sobre el hombro del nazareno que corresponde al brazo del interior de la fila de la cofradía. Marcharán en parejas o tríos basándose en lo que requiera la organización de la Cofradía.

16.- De los Pasos.

El frente de las Sagradas Imágenes sólo será ofrecido al Santísimo Sacramento, al Rey, al Papa y al Sr. Arzobispo de la Diócesis.

Los Hermanos que padezcan enfermedad muy grave, podrán solicitar que al paso de nuestras Imágenes por su domicilio el Paso se detenga, lo que ordenará la Junta de Gobierno.

17.- Representación de las Santa Mujeres.

Anexo nº 10.

4.- Pregón de Exaltación de la Santa Cruz.

El viernes siguiente y próximo al día 3 de Mayo se celebrará, pregón de exaltación de la Santa Cruz, salvo modificación de la Junta de Gobierno.

El Pregonero será propuesto por el Grupo Joven de la Hermandad y refrendado por el Cabildo de Oficiales.

5.- Procesión de la Festividad de la Santa Cruz.

El sábado siguiente al  Pregón de Exaltación de la Santa Cruz, se realizará procesión con la Santísima Vera Cruz en su paso procesional, portado por miembros del Grupo Joven. Abrirá el cortejo la Cruz de Guía de la Hermandad acompañado de dos faroles, al que seguirán los guiones del Ave María, Guión de Juventud y Estandarte. Al finalizar la procesión se celebrará Fiesta de la Santa Cruz.

Todos los actos de exaltación de la Santa Cruz, estarán organizados por el Grupo Joven, decidiendo sobre días, horas, recorrido y lugar a celebrar la fiesta, debiendo ratificarse por la Junta de Gobierno en Cabildo de Oficiales.

Regla 11. Formación Cristiana en la Hermandad.

Objeto especial de esta Hermandad es la formación y vivencia cristiana entre sus miembros, tomando a la Iglesia local como medio que enriquece la espiritualidad propia de la Hermandad y siendo esta a su vez la mejor colaboradora para que la parroquia o cualquier otra comunidad local pueda desarrollar su actividad evangelizadora o asistencia social sobre el pueblo en que radicamos.

Esta formación cristiana la ejercerá la Hermandad especialmente entre sus miembros más jóvenes, procurando asimilar la plena integración de los hermanos sin otras limitaciones que las señaladas por la legislación Canónica, las disposiciones Diocesanas y las Reglas de esta Hermandad.

Los Hermanos deberán participar y colaborar como deber de la Hermandad en cuanto organice la comunidad cristiana en orden a la formación y profundización de la Fe y la debida formación cultural y cristiana de sus miembros.

No obstante la Hermandad deberá ofrecer por sí misma cada año, cursillos, retiros espirituales, convivencia o charlas:

  1. Que ayuden a los Hermanos a descubrir el sentido de la vida y las relaciones humanas.
  2. Que les anuncie y proponga el mensaje de Jesús.
  3. Que les ofrezca la posibilidad de profundizar en la Palabra de Dios y en el Misterio de la Iglesia y la vida cristiana.
  4. Que les haga vivir en la conciencia y en la actividad de miembros efectivos de la Iglesia, con la que vivirán en comunión permanente, aceptando su magisterio, recibiendo y propagando su acción evangelizadora y catequética.

La Hermandad presentará ocasiones frecuentes de encuentro entre todos los hermanos para que se conozcan y se fomente la convivencia, creando ese espíritu alegre de fraternidad que haga que todos ellos se sientan unidos entre sí por el Espíritu de Jesús en cumplimiento de la advertencia del Divino Maestro…”en esto conocerán que sois mis discípulos”.

Por esto será necesario también que los Hermanos estén siempre en actitud de apertura a la convivencia y a la colaboración con toda la comunidad cristiana, así como la Hermandad estará siempre dispuesta a prestar ayuda moral o material tanto a los Hermanos y familiares más necesitados como a otras personas que lo necesiten, destinando parte de su presupuesto anual a estos fines, o recabando otras aportaciones con finalidad existencial concreta (comunión general).

Junto con el Director Espiritual  y para el logro de los fines de la Hermandad se constituirá una Comisión de Espiritualidad formada por el Hermano Mayor, el Diputado Mayor de Gobierno y Cultos, el Diputado de Obras Asistenciales y el Diputado de Formación. Esta comisión se reunirá cada vez que se estime oportuno, siendo convocada por el Hermano Mayor o por el Director Espiritual, con el conocimiento de aquel, dando cumplida cuenta de sus deliberaciones al Cabildo de Oficiales. Esta Comisión mantendrá contactos con las demás organizaciones apostólicas, parroquiales o Diocesanas, así como con otras Hermandades, para realizar una labor conjunta y coordinada con el mayor sentido de la Iglesia.

k

TITULO III. Hermanos de la hermandad

Regla 12. Condiciones de los aspirantes a Hermanos.

Para ser Hermano de esta Corporación se precisa reunir las siguientes condiciones:

  1. Estar Bautizado y no estar legítimamente impedido por el Derecho Canónico.
  2. Prometer la estrecha observancia de las presentes Reglas. Para ello, todo hermano antes de ser admitido tendrá conocimiento de las mismas.
  3. Cumplir todos los preceptos a que obliga el ser cristiano y católico, no estando afiliado ni prestando colaboración a cualquier clase de entidades, ni ideología que se hayan en desacuerdo con la doctrina de la Iglesia.

Pueden ser admitidos como Hermanos tanto personas Físicas de ambos sexos que, sin discriminación alguna, gozarán de iguales derechos y obligaciones, así como Personas Jurídicas, si bien estas últimas tendrán el carácter de Hermanos Honorarios.

Regla 13. Admisión de los Hermanos.

El ingreso en la Hermandad se solicitará por escrito (Anexo nº 6), diligenciado en los impresos destinados a tal fin, debiendo figurar el nombre y apellidos, dirección, fecha de nacimiento, D.N.I.(sí procede). La solicitud debe estar acompañada por fotocopia de la partida de bautismo o certificado Parroquial al efecto y debe venir avalada por dos hermanos mayores de 18 años. El Secretario entregará la solicitud al Fiscal, que tras informar favorablemente deberá ser sometida a resolución por la Junta de Gobierno. Si la solicitud es aprobada el Secretario procederá a su inscripción en el Libro de Registro de Hermanos por orden riguroso de antigüedad y a efectuar la comunicación de su admisión al solicitante. En caso de no admitirse la solicitud por la Junta de Gobierno o bien el informe del Fiscal fuese negativo, las deliberaciones efectuadas deben llevarse con la máxima diligencia y secreto, comunicándolo al solicitante una vez tomada la decisión.

Una vez aceptado el candidato, este tendrá la consideración de aspirante, estando obligado a jurar las Reglas. No se considerarán hermanos de pleno derecho hasta que hayan jurado las Reglas de la Hermandad. Si el aspirante fuese un menor, el acto de Jura lo debe realizar su padre o tutor legal, estando apadrinado por los hermanos que avalaron su solicitud, debiendo confirmar el juramento una vez cumplidos los 14 años, caso de no realizarlo a esta edad  podría ser motivo de baja.

La Junta de Gobierno, de acuerdo con nuestro Director Espiritual puede organizar charlas o cursillos con anterioridad a la toma de Juramento, quedando supeditada la admisión a la asistencia de los aspirantes o en su defecto del padre o tutor.

La falta sin justificar a la segunda convocatoria es motivo de no-admisión, si fuese justificada se convocaría una tercera.

Regla 14. Juramento de Reglas.

El acto de admisión y Juramento consistirá en la celebración Eucarística, teniendo lugar en el Solemne Quinario  en Honor a  Nuestro Amantísimo Titular el Santísimo Cristo de Vera Cruz y Caridad. Al ofertorio de la misa, el solicitante con la mano derecha sobre los Evangelios y la izquierda sobre las Reglas, en presencia del Director Espiritual, el Hermano Mayor, El Fiscal y demás miembros de la Junta de Gobierno, portando varas y Estandarte debe responder a las preguntas que le realizará el Secretario General que están recogidas en la formula de juramento para los nuevos Hermanos (Anexo nº 7).

Una vez realizado el Juramento de Reglas, se procederá a la imposición del cordón con la Cruz de nuestra Hermandad.

Regla 15. Consideración de los Hermanos.

Los Hermanos estarán considerados de la siguiente forma:

1.- Hermanos de hecho.

Son aquellos hermanos,  aspirantes,  menores de 14 años que aún no han jurado las reglas, aquellos que teniendo 14 años cumplidos aún no han alcanzado la mayoría de edad legal (18 años) aunque hayan jurado las Reglas y los mayores de 18 años que no hayan jurado las Reglas o que si la han jurado aún no tengan un año de antigüedad en las Hermandad. Estos Hermanos desde la admisión por la Junta de Gobierno, tienen todos los derechos y deberes reconocidos en estas Reglas, con las limitaciones indicadas al no tener mayoría de edad o antigüedad suficiente.

2.- Hermanos de Pleno Derecho.

Serán todos los hermanos que teniendo cumplidos los 18 años y uno de antigüedad en la Hermandad, han Jurado las Reglas.

Regla 16. Derechos de los Hermanos.

Los Hermanos gozarán de los siguientes Derechos:

  1. Las gracias que se lucren en la Hermandad, así como los sufragios que estas reglas establezcan.
  2. Todos los hermanos fallecidos tienen derecho a recibir de esta Hermandad cristiana sepultura, sufragando ésta todos los gastos, excepto la lápida, que serán de cuenta de la familia del finado. Se incluyen los traslados desde cualquier lugar de la Provincia de Sevilla al lugar de enterramiento si es dentro de la misma Provincia. Los gastos anexos al enterramiento pueden sufrir modificaciones, según las condiciones y pactos de cada momento.
  3. Recibir auxilios de la Hermandad, según las posibilidades de ésta, en casos de necesidad, previo informe de la Diputación de Caridad. Si algún Hermano llegase a tener alguna necesidad de extrema gravedad, que no pudiese atender por sus propios medios, la Hermandad le ayudará según las posibilidades de la Diputación de Caridad, más si esto no fuera suficiente se citará Cabildo de Oficiales y si la Junta lo estima necesario se convocará Cabildo General Extraordinario para poner remedio a las necesidades de nuestro Hermano en cuanto sea posible.
  4. Participar en cuantos Cultos y actividades celebre esta Hermandad a excepción de los Cabildos de Oficiales, salvo que sean requeridos para ello.
  5. Comunicar al Hermano Mayor cuantos asuntos crean de interés para el mejor gobierno de la Hermandad.
  6. Derecho a voz y voto en los Cabildos Generales, si se han cumplido los 18 años, se tiene más de un año de antigüedad en la Hermandad y se han jurado las Reglas (hermanos de Pleno Derecho).
  7. Elevar petición por escrito al Hermano Mayor, firmada por un mínimo de 25 Hermanos que reúnan las condiciones del apartado anterior de esta Regla, cuando estimen que algún asunto es de sumo interés y debe ser estudiado en Cabildo General, el cual habrá de ser convocado en un plazo no mayor de 30 días.
  8. Disfrutar y utilizar las instalaciones y servicios de la Hermandad de acuerdo con lo que disponga la Junta de Gobierno.
  9. Disfrutar de cualquier tipo de beneficio social que la Hermandad pudiese crear o contratar, mientras el mismo se encuentre en vigor y con sujeción a las normas que lo regulen.
  10. Ante el conocimiento de una necesidad espiritual o material de algún hermano, la Hermandad dispondrá una misa por estas necesidades. El Diputado Mayor de Gobierno y Cultos proveerá lo necesario para que la misa se celebre.
  11. Poder ser elegidos para los cargos de la Junta de Gobierno u otros de responsabilidad que requiera la Hermandad, de acuerdo con las normas establecidas en estas Reglas.
  12. Ser informado de los hechos más sobresalientes de la vida de la Hermandad.
  13. Cuando un Hermano cumpliese 25 años de pertenencia efectiva a la Hermandad recibirá en un Solemne acto un pergamino acreditativo de dicho aniversario. Cuando dicha pertenencia fuese por un período de 50 años se le hará entrega de una Medalla conmemorativa o detalle que determine la Junta de Gobierno como recuerdo de dicha efemérides.
  14. En el mes de Noviembre la Hermandad aplicará Misa de Réquiem en sufragio de las Almas de nuestros Hermanos difuntos.

Regla 17. Obligaciones de los Hermanos.

Los Hermanos han de cumplir los siguientes deberes:

  1. Observaran fielmente los mandamientos de la Ley de Dios y los de la Santa Madre Iglesia.
  2. Teniendo en cuenta que la oración comunitaria es de gran provecho para vivir la fe y proyectarla a los demás, los hermanos tendrán obligación de asistir al mayor número de cultos que les sea posible, de entre los organizados por la Hermandad.
  3. Puesto que uno de los fines de nuestra Hermandad es el de la formación integral de nuestros Hermanos, estos están obligados a asistir siempre que les sea posible aunque constituya un esfuerzo, a todos los actos que con este fin sean organizados por la Hermandad.
  4. Colaborar con una actuación comprometida, como labor en la Iglesia, con la Junta de Gobierno o en cualquier lugar donde su actuación sea necesaria y eficaz fuera del ámbito de la Hermandad ya que ésta les da la ocasión de desarrollar plenamente el Apostolado Seglar.
  5. Deben esforzarse por dar ejemplo de vida cristiana en sus ambientes, familiar, social y de trabajo.
  6. Tienen derecho y obligación de asistir a los Cultos anuales, a la Estación de Penitencia y a los Cabildos Generales para conocer las actividades de la Hermandad e ilustrar con sus opiniones y propuestas a las personas que hacen labor de Gobierno, haciendo uso de la palabra cuantas veces le autorice el Hermano Mayor y siempre con la mesura que exige la Caridad Cristiana.
  7. Subvenir a los gastos de la Hermandad con las cuotas y limosnas que la Junta de Gobierno establezca, según las circunstancias, si bien los hermanos podrán elevarlas voluntariamente. Es norma de esta Hermandad que tengan cabida en ella todos los hermanos que lo deseen, sin tener en cuenta su posición económica, a tal fin aquellos Hermanos que se encuentren en estado de gran necesidad, previo informe a la Junta de Gobierno y requiriendo su aprobación, pueden ser condonados parcial o totalmente del pago de las cuotas y limosnas.
  8. Estar dispuesto a contribuir, según conciencia, a sufragar los gastos extraordinarios que puedan producirse por razón de cultos, caridad, formación o conservación de enseres y edificios.
  9. Contribuir al cuidado, sostenimiento y conservación de las instalaciones y servicios de la Hermandad.
  10. Cumplir estrictamente cuanto se ordena en estas Reglas y todo cuanto en Cabildo se acordare, aceptando de buen agrado las indicaciones de los que desempeñan funciones en nombre de la Junta de Gobierno, pues todo ello redundará en beneficio del mejor régimen de la Hermandad y en el esplendor de sus cultos.
  11. Dedicar unos minutos, cada día, a la oración por todas las necesidades de los hermanos vivos y difuntos, las de la Hermandad y las de la Santa Iglesia en general.
  12. Comunicar a la Hermandad, cuando tenga conocimiento de ello, los hechos sobresalientes en la vida de los hermanos, así como cualquier necesidad, enfermedad, desgracia o fallecimiento de estos, los cambios de domicilio, mayoría de edad o alta del D.N.I..

Regla 18. Baja o dimisión de los Hermanos.

Los Hermanos causarán baja en la Hermandad por:

  1. En caso de Fallecimiento.
  2. Cuando renuncien personalmente a seguir perteneciendo a la Hermandad, dirigiéndose por escrito a la Junta de Gobierno o bien a través del cobrador de la Hermandad.
  3. El que sin causa justificada, ni previa comunicación a la Junta de Gobierno se ausente sin comunicar su nuevo domicilio, dejando de satisfacer las cuotas correspondientes a un año.
  4. En caso de no satisfacer las cuotas y limosnas, establecidas por la Junta de Gobierno y debidamente aprobadas, en un plazo de 12 meses, sin haber comunicado a la Junta de Gobierno el concurrir caso de extrema necesidad.
  5. Cuando un Hermano observe conducta antievangélica, contraria a lo establecido en estas Reglas o en los que concurran las circunstancias expresadas en el Código de Derecho Canónico, como causa supuesta de separación, siguiendo el procedimiento establecido en el canon 316.2 y obteniendo el visto bueno del Director Espiritual y el Vicario General.

Regla 19. Títulos Honoríficos.

1.- Hermano de Honor.

El título de Hermano de Honor de la Hermandad, sólo podrá concederse a los que, siendo Hermanos efectivos se hayan distinguido por su especial dedicación a la misma. Dicho Título se otorgará de forma extraordinaria y tras previo acuerdo en Cabildo de Oficiales y conformidad del Cabildo General.

2.- Hermano Honorario.

El Título de Hermano Honorario podrá concederse a persona física, jurídica o Instituciones que no sean miembros de la Hermandad, pero que se distingan por su especial devoción o dedicación a la misma. Dicho Título se otorgará de forma extraordinaria y tras acuerdo en Cabildo de Oficiales y conformidad del Cabildo General.

k

TITULO IV. Régimen de orden y procedimiento sancionador de la Hermandad

Regla 20. Clasificación de faltas e Inicio del procedimiento sancionador.

Cuando un Hermano observe conducta antievangélica contraria a lo establecido en estas reglas, y en todos los casos en que mereciera sanción proporcionada a sus faltas, la Hermandad procederá por su Junta de Gobierno contra él.

El Fiscal y los Oficiales nombrados al efecto por la Junta de Gobierno deberán afrontar el asunto con claridad y objetividad procediendo en privado con el Hermano encausado. Si hubiera una respuesta negativa o pertinaz por parte del mismo, deberá ser elevado el asunto, ante la Comisión de Orden. Si la falta fuese cometida durante la Estación de Penitencia, será el Diputado Mayor de Gobierno y Cultos, tras reunión con los Diputados de Tramos quien eleve informe a la Junta de Gobierno, quién decidirá la actuación o no del Fiscal, dando inicio al procedimiento sancionador.

No obstante si el Hermano pidiera perdón de su falta y prometiera rectificar su conducta, deberá ser perdonado sea cual fuere su culpa, teniendo en cuenta que el precepto del amor va más lejos y es más eficaz que todas las leyes humanas.

Regla 21. Clasificación de las faltas.

1.- Faltas Leves.

Serán consideradas faltas leves aquellas cometidas contra la Hermandad, que no causen daño moral o económico.

2.- Faltas graves.

Serán faltas graves:

  1. Llevar una conducta reprobable pública o privada, contraria a la moral católica y el negar o poner en duda públicamente cualquiera de los Dogmas de nuestra religión.
  2. Producir desordenes en los actos públicos o privados de esta Hermandad o contribuir de algún modo a su desprestigio o al deterioro de los bienes materiales.
  3. Contravenir cualquiera de los preceptos de estas Reglas, así como de los acuerdos de los Cabildos de Oficiales y Generales.
  4. Para los miembros de la Junta de Gobierno, el incumplimiento reiterado y sin justificación de la funciones inherentes al cargo para el que fueron designados.

3.- Faltas muy graves.

Serán consideradas faltas muy graves incurrir en casos de excomunión, acatolicismo, suspensión canónica, afiliación a sectas y asociaciones condenadas por la Iglesia.

Regla 22. Sanciones.

Ningún Hermano que incurra en falta gozará en ningún momento de privilegios respecto a los demás Hermanos en su misma situación, sea cual fuese su prestancia en la Hermandad.

1.- Faltas Leves.

El Hermano perderá durante un año su antigüedad en la Estación de Penitencia y saldrá en el tramo de Cruz de Guía. Al año siguiente volverá a su sitio correspondiente. Perderá su derecho a voz y voto en los Cabildos Generales, durante este tiempo.

2.- Faltas Graves.

El Hermano no podrá acompañar a nuestras Sagradas Imágenes un año en la Estación de Penitencia, al año siguiente si podrá hacerlo y en su sitio correspondiente. Perderá sus derechos durante este tiempo a voz y voto en los Cabildos Generales.

Las faltas graves, se considerarán leves si el Hermano pidiese perdón por su falta y promete rectificar su conducta.

3.- Faltas Muy Graves.

El hermano que incurra en ese tipo de faltas será, expedientado y separado de la Hermandad.

Regla 23. Procedimiento Sancionador.

1.- Comisión de Orden.

Ante la respuesta negativa del Hermano por rectificar su falta, el Fiscal elevará informe ante la Comisión de Orden, la cual procederá a citar mediante carta certificada al encausado, al menos con diez días de antelación.

La Comisión de Orden estará formada por El Hermano Mayor o Teniente de Hermano Mayor, Fiscal, Mayordomo, Diputado Mayor de Gobierno y Cultos y el Secretario General.

2.- Expediente Sancionador.

La Comisión de Orden procederá a elaborar un expediente sancionador, que debe comenzar con la lectura al encausado de las faltas atribuidas, siguiendo el proceso con las alegaciones presentadas por el Hermano. La Comisión puede citar como testigo a cualquier persona, cuando estime que sea necesario su testimonio para esclarecer el hecho imputado.

Una vez oído el Hermano encausado y los testigos si los hubiere, se procederá a redactar el expediente donde debe constar la falta cometida, las causas de la sanción, la defensa o alegaciones del Hermano y testigos, así como la actitud y predisposición del hermano a rectificar. Este Expediente será elevado a Cabildo de Oficiales y en él leído por el Fiscal.

3.- Propuesta de Resolución.

Reunido en Cabildo de Oficiales, se procederá por el Fiscal a dar lectura del expediente sancionador. Finalizada dicha lectura el Cabildo de Oficiales decidirá por mayoría simple la sanción a aplicar en proporción a la falta cometida.

Una vez sancionado el Hermano encausado, se le informará por escrito, comunicándole a su vez que tiene derecho a recurso, que enviará al Hermano Mayor, el cual le recibirá para oírle junto con el Director Espiritual y tras ello, lo incluirá otra vez en el Orden del día del Cabildo de Oficiales, esa vez con la presencia del Director Espiritual en el Cabildo, el cual emitirá su opinión sobre el caso, tras lo cual se votará la sanción o no del Hermano encausado. Se requerirá la mayoría simple de la votación.

Si la sanción es de expulsión, por incumplimiento de algunas de las Reglas que así lo dictaminen, se requerirá el Visto Bueno del Vicario General. El Secretario General procederá a anular su inscripción en el Libro Registro de Hermanos de esta corporación, haciendo constar en Acta únicamente el hecho de la expulsión y la regla o artículo en función de la que es expulsado.

Todo hermano que este incurso en causa de expulsión tiene derecho a recurrir ante la autoridad eclesiástica.

4.- Baja Voluntaria de un Hermano expedientado.

Cualquier Hermano expedientado puede solicitar la baja voluntaria de la Hermandad. El Secretario procederá a registrar dicha baja, sin hacer mención al expediente sancionador.

Regla 24. Principio de Corrección Fraterna.

Cuando un Hermano incurra en falta o desobediencia a las Reglas de la Hermandad, la Junta de Gobierno pondrá buen cuidado en guardar el Espíritu Evangélico que nos propone Mat.1, 14-15; Mat.18, 21-22 y Luc.16, 3-4.

Regla 25. Archivo de Expedientes y Protección de la Información.

La Junta de Gobierno debe en todo momento garantizar la confidencialidad de los expedientes incoados, así como sus miembros guardar secreto de toda información referente a los mismos. En caso de incurrir en falta por este concepto, se entenderá como falta muy grave.

k

TITULO V. Elecciones

Regla 26. Convocatoria de Elecciones.

Esta Hermandad celebrará Cabildo General de Elecciones para la renovación total de su Junta de Gobierno, cada cuatro años.

Una vez cumplido el mandato de la Junta de Gobierno elegida en el Cabildo de Elecciones último y hasta en el mismo mes en que se cumplan los cuatro años desde la toma de posesión, la Junta de Gobierno reunida en Cabildo de Oficiales convocará Cabildo General de Elecciones, cumpliéndose los plazos señalados al efecto.

Una vez aprobado, en Cabildo de Oficiales, la fecha, hora y lugar a celebrar el Cabildo General de Convocatoria de Elecciones se procederá a comunicar a la Vicaría General, así como informar a los hermanos la apertura de las siguientes fases:

1.- Cabildo General de Convocatoria de Elecciones.

Comunicada a la Vicaría General se celebrará Cabildo General de Convocatoria de Elecciones, con el siguiente Orden del Día:

  • Oración
  • Aprobación del día, lugar y horario para realizar las Elecciones
  • Composición de la Mesa Electoral.
  • Ruegos y preguntas.

Se debe comunicar a la Vicaría General, el día, lugar y horas para realizar las Elecciones, pudiendo nombrar dicho organismo uno o más representantes de la Autoridad Eclesiástica, que presidirán las mesas electorales.

La Mesa electoral estará formada por los miembros de la Diputación Permanente de la Hermandad (excepto aquellos Hermanos que se presenten como candidatos) desempeñando los mismos cargos que tuvieren y los vocales elegidos y aprobados en el Cabildo General de Convocatoria  de Elecciones, de entre los que deseen serlo, sin que su número exceda de tres.

La Mesa Electoral velará por el exacto cumplimiento de las normas electorales indicadas en estas Reglas, siendo el único órgano que decidirá e interpretará las mismas, siendo sus decisiones inapelables.

2.- Censo Electoral.

La Secretaría General de la Hermandad procederá a elaborar el Censo Electoral que estará compuesto por todos los Hermanos mayores de 18 años de edad, cumplidos antes del día de la elección y con uno de antigüedad como Hermano de la Hermandad, debiendo figurar en el mismo el nombre y apellidos, domicilio, fecha de nacimiento, fecha de alta en la Hermandad y D.N.I.

El Censo estará expuesto en lugar visible, en la Hermandad y en la Parroquia, durante un plazo de 20 días naturales después de la convocatoria del Cabildo de convocatoria de elecciones, durante los cuales el Hermano podrá comprobar si está incluido y sus datos son correctos, pudiendo realizar reclamación en caso contrario ante la Junta de Gobierno, por medio de su Secretario General, que una vez examinada la reclamación procederá a la modificación del Censo si corresponde.

Finalizado el plazo improrrogable de veinte días naturales de exposición y realizadas las modificaciones pertinentes, si las hubiere,  se procederá por la Junta de Gobierno a  aprobar el Censo definitivo, que será remitido a la Vicaría General del Arzobispado.

Todo Hermano que no esté incluido en el censo o en el anexo de rectificación, no podrá ejercer el derecho al voto, ni presentarse como candidato a las elecciones.

3.- Presentación de Candidatos.

Una vez obtenida la aprobación por la Vicaría General del censo definitivo, se abrirá un período de un mes para presentar las candidaturas a la Nueva Junta de Gobierno.

Esta Hermandad adopta la modalidad de “carácter abierto” para la celebración de dicho cabildo, lo cual permite a cualquier Hermano incluido en el censo y que cumpla las normas contempladas en estas Reglas a optar a los diferentes cargos que componen la Junta de Gobierno y cuyas candidaturas hayan sido previamente aprobadas por la Autoridad Eclesiástica.

Para ser candidato a la Junta de Gobierno se requiere, además de las cualidades y condiciones generales de Hermano, las siguientes:

  1. Distinguirse por su vida cristiana personal, familiar y social, así como por su vocación apostólica.
  2. Residir en un lugar desde el que le sea posible cumplir con la misión del respectivo oficio.
  3. Tener dieciocho años cumplidos y dos de antigüedad en las Hermandad, excepto el Hermano Mayor, que deberá tener cumplidos los 25 años de edad y cinco años de antigüedad
  4. Presentar con su candidatura, si es de estado casado, la partida de matrimonio canónico, así como una declaración de encontrarse en situación familiar regular.
  5. Seguir los programas de formación cristiana organizados por los Consejos de Hermandades y Cofradías, si los hubiere, o bien los organizados por la propia Hermandad, si existieren.
  6. No podrá ser candidato a miembro de la Junta de Gobierno, quien desempeñe cargo de dirección en partido político o de autoridad civil ejecutiva nacional, autonómica, provincial o municipal. El Desempeño de alguna responsabilidad en la Junta de Gobierno es incompatible con cargo directivo en otra Hermandad o Cofradía.
  7. Aquellos Hermanos que pertenezcan a la Junta de Gobierno, podrán ser reelegidos sólo para un segundo mandato consecutivo en el mismo cargo.
  8. Sólo puede presentarse candidatura a un cargo u Oficio.

Las candidaturas se podrán presentar a los siguientes Oficios.

  • Hermano Mayor.
  • Teniente de Hermano Mayor.
  • Secretario General.
  • Diputado Mayor de Gobierno y Cultos.
  • Diputado de Formación y Juventud.
  • Diputado de Obras Asistenciales.

Terminado el período improrrogable de un mes para la presentación de candidaturas y tras ser examinadas por la Junta de Gobierno velando el cumplimiento exacto de las normativas al respecto, se procederá a su comunicación  a la Vicaría General del Arzobispado.

4.- Elecciones.

La Hermandad elige la celebración de Elecciones “con carácter de abierto”.

El día aprobado por el Cabildo General de Convocatoria de Elecciones, se procederá a abrir los colegios electorales a la hora señalada, formándose la Mesa Electoral debiendo permanecer abierto al menos cinco horas, para facilitar el voto de los Hermanos.

La votación se realizará mediante voto personal y secreto, dándose a este acto la seriedad de un deber de conciencia.

En el impreso de la candidatura figurarán todos los nombres de los Hermanos que opten a un cargo, y que hayan sido comunicados a la Autoridad Eclesiástica, de forma que el Hermano votante pueda señalar sin dificultad y siguiendo su mejor criterio, los nombres de los hermanos que crea más capacitados para formar parte de la Junta de Gobierno, pudiendo tan sólo votar a un candidato por cargo, debiendo tachar los otros. Los votos que no cumplan estos requisitos, serán nulos de pleno derecho.

Los Hermanos que por enfermedad acreditada mediante Certificado Médico Oficial, o por tener su residencia fuera de la localidad, y así conste en el censo de la Hermandad, pueden ejercer su derecho al voto mediante las siguinetes opciones:

  1. Voto por correo: Se realizará mediante Certificado de Correos con Acuse de Recibo en sobre cerrado, llevando escrito nombre, apellidos, D.N.I., firma y rubrica del votante para comprobar si está incluido en el censo. En su interior incluirá otro sobre blanco y cerrado, con la papeleta de votación en su interior, certificado médico oficial, en caso de enfermedad y fotocopia del D.N.I. Los votos por carta se abrirán al finalizar la votación y antes del escrutinio. Comprobados todos los datos y la inclusión en el censo, se introducirá el sobre con la candidatura elegida en la urna, sin abrirlo.
  2. Voto mediante procurador: Los votos emitidos mediante el nombramiento de procurador, se realizaran una vez acreditado el nombramiento mediante Acta Notarial, teniendo en cuenta que un procurador no puede serlo de más de una persona, y comprobada la inclusión del Hermano en el censo, en el mismo momento de la presentación, depositando el voto en la urna, por tanto no será válido el voto expresado en la misma carta de nombramiento, si no que debe acompañar al nombramiento de procurador, sobre cerrado con el nombre y apellidos del Hermano, su D.N.I., firma y rúbrica, que incluirá en su interior sobre blanco cerrado, con la papeleta de votación en su interior.

Finalizada la votación la Presidencia de la Mesa Electoral, nombrará dos escrutadores entre los presentes, que no podrán ser ni candidatos ni miembros de la Junta de Gobierno saliente, quienes conjuntamente con el Presidente realizarán el escrutinio de los votos emitidos junto con los recibidos por correo. Una vez finalizado el escrutinio, será elegida aquella candidatura, que obtenga mayor número de votos, aunque la diferencia sea por un solo voto, en caso de empate entre dos Hermanos que opten al mismo cargo, se aplicará la solución establecida en el Canon 119, nombrándose el Hermano de más antigüedad en la Hermandad y si aún permaneciera el empate se nombraría al de mayor edad.

El Secretario de la Mesa Electoral levantará oportuna acta firmada por él y todos los componentes de la Mesa Electoral y el o los representantes de la Autoridad Eclesiástica quienes lo harán dando el Visto Bueno.

En caso de que por cualquier circunstancia y cumplidas todas las disposiciones de las Reglas, la elección no hubiera sido eficaz, la Mesa Electoral convocará la realización de nuevas elecciones en un plazo de 15 días, si realizado esta segunda elección la misma resultase igualmente ineficaz, la Diputación Permanente asumirá la Dirección de la Hermandad y convocará en el menor tiempo posible un nuevo proceso electoral. Si la elección resulta eficaz la mesa electoral proclamará a los elegidos, pero la elección no surte efecto hasta que la autoridad eclesiástica los haya confirmado. El resultado de las elecciones de oficio, deberá ser comunicado al Reverendo Ordinario y a la Vicaría General a través del Secretario Diocesano de Hermandades y Cofradías, pidiendo su confirmación en oficio, firmado por el Secretario de la Mesa Electoral y refrendado por el Hermano Mayor elegido, acompañando acta de la elección, en un plazo máximo de ocho días.

Los elegidos podrán tomar posesión de su cargo una vez confirmada la elección por la Autoridad Eclesiástica.

5.- Toma de Posesión de la Junta de Gobierno.

Una vez recibida la conformidad de la elección por la Autoridad Eclesiástica, el Hermano Mayor señalará la fecha de la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno, que se celebrará conforme a las Reglas en un plazo máximo de diez días, a partir de la noticia oficial de la confirmación, según el siguiente ceremonial:

Se celebrará Misa del Espíritu Santo y en el ofertorio los nuevos Oficiales serán llamados a prestar juramento, asistiendo en lugar preferente el Director Espiritual y los Hermanos cesantes. El Secretario General saliente en presencia del Fiscal saliente, procederá a dar lectura del Decreto de aprobación, seguidamente pedirá juramento al Secretario General y al Fiscal entrantes, los cuales, una vez que juren, se lo pedirán al resto de los miembros de la nueva Junta de Gobierno por el siguiente orden:

  • Hermano Mayor
  • Teniente de Hermano Mayor
  • Mayordomo
  • Prioste
  • Diputado Mayor de Gobierno y Cultos
  • Diputado de Formación y Juventud
  • Diputado de Obras Asistenciales.

El juramento se hará ante el Director Espiritual, de rodillas, ante los Evangelios sobre los que se colocará la mano derecha y siguiendo el texto del Juramento (Anexo nº 8), una vez realizado el juramento se procederá a besar la reliquia del Santo Lignum Crucis.

El Secretario General comunicará al Vicario General la composición de la nueva Junta de Gobierno para su conocimiento y publicación en el Boletín Oficial del Arzobispado. Lo comunicará, también, al respectivo Consejo de Hermandades y Cofradías, a los efectos oportunos, si existiere.

k

TITULO VI. Gobierno de la Hermandad

Regla 26. Convocatoria de Elecciones.

Esta Hermandad celebrará Cabildo General de Elecciones para la renovación total de su Junta de Gobierno, cada cuatro años.

Una vez cumplido el mandato de la Junta de Gobierno elegida en el Cabildo de Elecciones último y hasta en el mismo mes en que se cumplan los cuatro años desde la toma de posesión, la Junta de Gobierno reunida en Cabildo de Oficiales convocará Cabildo General de Elecciones, cumpliéndose los plazos señalados al efecto.

Una vez aprobado, en Cabildo de Oficiales, la fecha, hora y lugar a celebrar el Cabildo General de Convocatoria de Elecciones se procederá a comunicar a la Vicaría General, así como informar a los hermanos la apertura de las siguientes fases:

1.- Cabildo General de Convocatoria de Elecciones.

Comunicada a la Vicaría General se celebrará Cabildo General de Convocatoria de Elecciones, con el siguiente Orden del Día:

  • Oración
  • Aprobación del día, lugar y horario para realizar las Elecciones
  • Composición de la Mesa Electoral.
  • Ruegos y preguntas.

Se debe comunicar a la Vicaría General, el día, lugar y horas para realizar las Elecciones, pudiendo nombrar dicho organismo uno o más representantes de la Autoridad Eclesiástica, que presidirán las mesas electorales.

La Mesa electoral estará formada por los miembros de la Diputación Permanente de la Hermandad (excepto aquellos Hermanos que se presenten como candidatos) desempeñando los mismos cargos que tuvieren y los vocales elegidos y aprobados en el Cabildo General de Convocatoria  de Elecciones, de entre los que deseen serlo, sin que su número exceda de tres.

La Mesa Electoral velará por el exacto cumplimiento de las normas electorales indicadas en estas Reglas, siendo el único órgano que decidirá e interpretará las mismas, siendo sus decisiones inapelables.

2.- Censo Electoral.

La Secretaría General de la Hermandad procederá a elaborar el Censo Electoral que estará compuesto por todos los Hermanos mayores de 18 años de edad, cumplidos antes del día de la elección y con uno de antigüedad como Hermano de la Hermandad, debiendo figurar en el mismo el nombre y apellidos, domicilio, fecha de nacimiento, fecha de alta en la Hermandad y D.N.I.

El Censo estará expuesto en lugar visible, en la Hermandad y en la Parroquia, durante un plazo de 20 días naturales después de la convocatoria del Cabildo de convocatoria de elecciones, durante los cuales el Hermano podrá comprobar si está incluido y sus datos son correctos, pudiendo realizar reclamación en caso contrario ante la Junta de Gobierno, por medio de su Secretario General, que una vez examinada la reclamación procederá a la modificación del Censo si corresponde.

Finalizado el plazo improrrogable de veinte días naturales de exposición y realizadas las modificaciones pertinentes, si las hubiere,  se procederá por la Junta de Gobierno a  aprobar el Censo definitivo, que será remitido a la Vicaría General del Arzobispado.

Todo Hermano que no esté incluido en el censo o en el anexo de rectificación, no podrá ejercer el derecho al voto, ni presentarse como candidato a las elecciones.

3.- Presentación de Candidatos.

Una vez obtenida la aprobación por la Vicaría General del censo definitivo, se abrirá un período de un mes para presentar las candidaturas a la Nueva Junta de Gobierno.

Esta Hermandad adopta la modalidad de “carácter abierto” para la celebración de dicho cabildo, lo cual permite a cualquier Hermano incluido en el censo y que cumpla las normas contempladas en estas Reglas a optar a los diferentes cargos que componen la Junta de Gobierno y cuyas candidaturas hayan sido previamente aprobadas por la Autoridad Eclesiástica.

Para ser candidato a la Junta de Gobierno se requiere, además de las cualidades y condiciones generales de Hermano, las siguientes:

  1. Distinguirse por su vida cristiana personal, familiar y social, así como por su vocación apostólica.
  2. Residir en un lugar desde el que le sea posible cumplir con la misión del respectivo oficio.
  3. Tener dieciocho años cumplidos y dos de antigüedad en las Hermandad, excepto el Hermano Mayor, que deberá tener cumplidos los 25 años de edad y cinco años de antigüedad
  4. Presentar con su candidatura, si es de estado casado, la partida de matrimonio canónico, así como una declaración de encontrarse en situación familiar regular.
  5. Seguir los programas de formación cristiana organizados por los Consejos de Hermandades y Cofradías, si los hubiere, o bien los organizados por la propia Hermandad, si existieren.
  6. No podrá ser candidato a miembro de la Junta de Gobierno, quien desempeñe cargo de dirección en partido político o de autoridad civil ejecutiva nacional, autonómica, provincial o municipal. El Desempeño de alguna responsabilidad en la Junta de Gobierno es incompatible con cargo directivo en otra Hermandad o Cofradía.
  7. Aquellos Hermanos que pertenezcan a la Junta de Gobierno, podrán ser reelegidos sólo para un segundo mandato consecutivo en el mismo cargo.
  8. Sólo puede presentarse candidatura a un cargo u Oficio.

Las candidaturas se podrán presentar a los siguientes Oficios.

  • Hermano Mayor.
  • Teniente de Hermano Mayor.
  • Secretario General.
  • Diputado Mayor de Gobierno y Cultos.
  • Diputado de Formación y Juventud.
  • Diputado de Obras Asistenciales.

Terminado el período improrrogable de un mes para la presentación de candidaturas y tras ser examinadas por la Junta de Gobierno velando el cumplimiento exacto de las normativas al respecto, se procederá a su comunicación  a la Vicaría General del Arzobispado.

4.- Elecciones.

La Hermandad elige la celebración de Elecciones “con carácter de abierto”.

El día aprobado por el Cabildo General de Convocatoria de Elecciones, se procederá a abrir los colegios electorales a la hora señalada, formándose la Mesa Electoral debiendo permanecer abierto al menos cinco horas, para facilitar el voto de los Hermanos.

La votación se realizará mediante voto personal y secreto, dándose a este acto la seriedad de un deber de conciencia.

En el impreso de la candidatura figurarán todos los nombres de los Hermanos que opten a un cargo, y que hayan sido comunicados a la Autoridad Eclesiástica, de forma que el Hermano votante pueda señalar sin dificultad y siguiendo su mejor criterio, los nombres de los hermanos que crea más capacitados para formar parte de la Junta de Gobierno, pudiendo tan sólo votar a un candidato por cargo, debiendo tachar los otros. Los votos que no cumplan estos requisitos, serán nulos de pleno derecho.

Los Hermanos que por enfermedad acreditada mediante Certificado Médico Oficial, o por tener su residencia fuera de la localidad, y así conste en el censo de la Hermandad, pueden ejercer su derecho al voto mediante las siguinetes opciones:

  1. Voto por correo: Se realizará mediante Certificado de Correos con Acuse de Recibo en sobre cerrado, llevando escrito nombre, apellidos, D.N.I., firma y rubrica del votante para comprobar si está incluido en el censo. En su interior incluirá otro sobre blanco y cerrado, con la papeleta de votación en su interior, certificado médico oficial, en caso de enfermedad y fotocopia del D.N.I. Los votos por carta se abrirán al finalizar la votación y antes del escrutinio. Comprobados todos los datos y la inclusión en el censo, se introducirá el sobre con la candidatura elegida en la urna, sin abrirlo.
  2. Voto mediante procurador: Los votos emitidos mediante el nombramiento de procurador, se realizaran una vez acreditado el nombramiento mediante Acta Notarial, teniendo en cuenta que un procurador no puede serlo de más de una persona, y comprobada la inclusión del Hermano en el censo, en el mismo momento de la presentación, depositando el voto en la urna, por tanto no será válido el voto expresado en la misma carta de nombramiento, si no que debe acompañar al nombramiento de procurador, sobre cerrado con el nombre y apellidos del Hermano, su D.N.I., firma y rúbrica, que incluirá en su interior sobre blanco cerrado, con la papeleta de votación en su interior.

Finalizada la votación la Presidencia de la Mesa Electoral, nombrará dos escrutadores entre los presentes, que no podrán ser ni candidatos ni miembros de la Junta de Gobierno saliente, quienes conjuntamente con el Presidente realizarán el escrutinio de los votos emitidos junto con los recibidos por correo. Una vez finalizado el escrutinio, será elegida aquella candidatura, que obtenga mayor número de votos, aunque la diferencia sea por un solo voto, en caso de empate entre dos Hermanos que opten al mismo cargo, se aplicará la solución establecida en el Canon 119, nombrándose el Hermano de más antigüedad en la Hermandad y si aún permaneciera el empate se nombraría al de mayor edad.

El Secretario de la Mesa Electoral levantará oportuna acta firmada por él y todos los componentes de la Mesa Electoral y el o los representantes de la Autoridad Eclesiástica quienes lo harán dando el Visto Bueno.

En caso de que por cualquier circunstancia y cumplidas todas las disposiciones de las Reglas, la elección no hubiera sido eficaz, la Mesa Electoral convocará la realización de nuevas elecciones en un plazo de 15 días, si realizado esta segunda elección la misma resultase igualmente ineficaz, la Diputación Permanente asumirá la Dirección de la Hermandad y convocará en el menor tiempo posible un nuevo proceso electoral. Si la elección resulta eficaz la mesa electoral proclamará a los elegidos, pero la elección no surte efecto hasta que la autoridad eclesiástica los haya confirmado. El resultado de las elecciones de oficio, deberá ser comunicado al Reverendo Ordinario y a la Vicaría General a través del Secretario Diocesano de Hermandades y Cofradías, pidiendo su confirmación en oficio, firmado por el Secretario de la Mesa Electoral y refrendado por el Hermano Mayor elegido, acompañando acta de la elección, en un plazo máximo de ocho días.

Los elegidos podrán tomar posesión de su cargo una vez confirmada la elección por la Autoridad Eclesiástica.

5.- Toma de Posesión de la Junta de Gobierno.

Una vez recibida la conformidad de la elección por la Autoridad Eclesiástica, el Hermano Mayor señalará la fecha de la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno, que se celebrará conforme a las Reglas en un plazo máximo de diez días, a partir de la noticia oficial de la confirmación, según el siguiente ceremonial:

Se celebrará Misa del Espíritu Santo y en el ofertorio los nuevos Oficiales serán llamados a prestar juramento, asistiendo en lugar preferente el Director Espiritual y los Hermanos cesantes. El Secretario General saliente en presencia del Fiscal saliente, procederá a dar lectura del Decreto de aprobación, seguidamente pedirá juramento al Secretario General y al Fiscal entrantes, los cuales, una vez que juren, se lo pedirán al resto de los miembros de la nueva Junta de Gobierno por el siguiente orden:

  • Hermano Mayor
  • Teniente de Hermano Mayor
  • Mayordomo
  • Prioste
  • Diputado Mayor de Gobierno y Cultos
  • Diputado de Formación y Juventud
  • Diputado de Obras Asistenciales.

El juramento se hará ante el Director Espiritual, de rodillas, ante los Evangelios sobre los que se colocará la mano derecha y siguiendo el texto del Juramento (Anexo nº 8), una vez realizado el juramento se procederá a besar la reliquia del Santo Lignum Crucis.

El Secretario General comunicará al Vicario General la composición de la nueva Junta de Gobierno para su conocimiento y publicación en el Boletín Oficial del Arzobispado. Lo comunicará, también, al respectivo Consejo de Hermandades y Cofradías, a los efectos oportunos, si existiere.

k

TITULO VII. Administración económica de la Hermandad

Regla 34. Normativa Canónica de Aplicación.

En todo lo referente a la economía de la Hermandad se cumplirá en éstas lo que ordenan los cánones. 1.254-1.310, por los cuales el presupuesto anual de ingresos y gastos se enviará al Ordinario para su aprobación, relativa a los bienes temporales de la Iglesia de acuerdo con el canon 319, así como todos los que se refieren a las mismas.

Para mayor ejemplaridad en todo cuanto concierne a la economía de esta Hermandad se confeccionará anualmente el presupuesto de ingresos y gastos, tal y como ordenan los cánones 319.1 y 1.287,1  que tras ser  aprobado en Cabildo General de Cuentas será presentado para su revisión al Vicario General

En la administración de los bienes debe brillar siempre la caridad cristiana y la sobriedad evangélica, compatibles con la dignidad y el decoro propios de nuestra tradición y del culto debido al Señor.

Para subvenir las necesidades de la diócesis, la Hermandad aportará al Fondo Común Diocesano una cantidad anual proporcionada a sus ingresos y aprobada en los presupuestos generales.

Regla 35. Ejercicio e ingresos económicos de la Hermandad.

1.- Ejercicio Económico.

El Ejercicio económico reflejado en la contabilidad de la Hermandad, será por años naturales. Para modificarse las fechas a reflejar en el ejercicio económico, se requerirá la propuesta del Cabildo de Oficiales y la aprobación en Cabildo General.

2.- Ingresos económicos.

La Hermandad nutriéndose fundamentalmente de las cuotas de sus Hermanos, de las donaciones y de las subvenciones de Organismos y Entidades, así como de cuantos actos pueda organizar, debe administrar los ingresos dedicándolos a los fines señalados en estas reglas.

Para la correcta administración de la Hermandad, deben llevarse cuantos libros de contabilidad se crean necesarios, pudiendo hacerlo también, mediante programas informáticos o soportes de Software o aquellas nuevas tecnologías que permitan una mayor claridad y mejor desarrollo, siendo imprescindible la existencia de un libro de Caja, así como un libro Mayor donde se abrirá cuenta a cada uno de los capítulos del Presupuesto General Ordinario, así como de aquellos especificados en los Presupuestos Extraordinarios.

Debe confeccionarse un Presupuesto General Ordinario, detallado por Capítulos o Diputaciones, que sea fiel reflejo de la administración que tiene intención de llevar a cabo la Junta de Gobierno. Puede confeccionarse Presupuesto Extraordinario, cuando se prevea la realización de gastos extraordinarios, por eventos o adquisiciones que no se suelen realizar o imputar en un solo ejercicio o tienen un carácter de excepción.

En los Presupuestos Generales debe contemplarse una cantidad señalada anualmente, destinada a colaborar con el Fondo Diocesano, de acuerdo con sus Órganos de Gobierno o lo que disponga la Autoridad Eclesiástica. Así mismo se colaborará con el sostenimiento económico de la Parroquia con la cuota designada por su Junta Económica y aprobada por Cabildo de Oficiales.

Históricamente esta Hermandad ha tenido siempre como fin principal el realizar obras de Caridad, especialmente costeando el entierro y honras fúnebres de sus Hermanos. A tal fin se creará la Bolsa de Caridad, asignada a la Diputación de Caridad, siendo dotada con los donativos expresamente entregados para ello, más al menos con el diez por ciento de los ingresos líquidos percibidos por la Hermandad.

La Bolsa de Caridad, se preocupará en primer lugar de mantener la tradición de costear los gastos de enterramiento de los Hermanos, a tal fin dichos gastos se costearán entre todos los Hermanos mediante limosnas de defunción que serán aprobadas y revisadas anualmente en Cabildo de Oficiales y aprobadas definitivamente en Cabildo General, no pudiendo cobrarse más de dos cuotas de defunción por mes, salvo causa excepcional (Plagas, epidemias, catástrofes, etc.) en que la Hermandad intentará atender dichos gastos en función de sus posibilidades y sin menoscabo de su patrimonio.

Se incluirán en los gastos de enterramiento, aquellos en que deba practicarse la exhumación de partes del cuerpo, quedando excluidos los gastos por traslados de restos.

En segundo lugar la Bolsa de Caridad se dedicará a atender aquellas necesidades económicas y espirituales detectadas en nuestra localidad, especialmente entre nuestros Hermanos. Seguidamente destinará los fondos restantes a colaborar con aquellas organizaciones, especialmente las parroquiales y Diocesanas, con fines caritativos y asistenciales, así como con otras Hermandades con fines específicos de Caridad.

Las cuentas deben presentarse a Cabildo de Oficiales al menos una vez al mes. Trimestralmente se presentarán las cuentas para su aprobación provisional y comparación presupuestaria a Cabildo de Oficiales.

Anualmente deben presentarse a Cabildo General las cuentas, los inventarios y la memoria para su aprobación, debiendo ser aprobados anteriormente por el Cabildo de Oficiales, previo informe del Fiscal y del Secretario General y siendo firmados después de esta aprobación los libros de cuentas por el Hermano Mayor, el Mayordomo, el Fiscal y el Secretario General.

Regla 36. Junta de Economía.

Para el desarrollo económico de la Hermandad se contará con una Junta de Economía formada por el Hermano Mayor, Fiscal, Mayordomo y Secretario General.

k

TITULO VIII. Patrimonio Histórico de la Hermandad

Regla 37. Concepto de Patrimonio Histórico.

El Patrimonio Histórico de la Hermandad esta formado por todos sus bienes, derechos, acciones y documentos que a lo largo de su historia ha ido acumulando, formando así el mejor y más fiel reflejo de su devenir histórico.

Regla 38. Obligaciones de la Hermandad respecto a su Patrimonio Histórico.

La Junta de Gobierno como representante de la Hermandad, tiene la obligación de velar por su Patrimonio Histórico procurando en todo momento que los bienes estén en perfecto estado de conservación, poniendo todos los medios a su alcance para evitar su deterioro.

Regla 39. Inventario del Patrimonio Histórico.

Todos los bienes deben constar en el Libro Inventario, donde se asentarán las ventas, enajenaciones, permutas y compras realizadas, debiendo mantenerlo permanentemente actualizado.
El inventario debe ser confeccionado por el Mayordomo, auxiliado por el Prioste, requiriendo su aprobación anual en Cabildo de Oficiales antes de ser presentado al Cabildo General, Una vez aprobado en Cabildo General, será firmado por el Mayordomo, el Prioste, el Fiscal y el visto bueno del Hermano Mayor, enviándose copia junto con la documentación económica a la Vicaría General.

Regla 40. Adquisición y Enajenación de Bienes de la Hermandad.

La Hermandad como persona jurídica puede adquirir y administrar bienes temporales, pero no podrá enajenarlos sin la autorización expresa del Cabildo General y el visto bueno del Reverendo Ordinario. No obstante la Junta de Gobierno podrá autorizar la venta de inmuebles u otros bienes de uso común, que se encuentren en desuso o vayan a ser sustituidos por otros similares, siempre que los que vayan a enajenar reúnan las circunstancias siguientes:

  • a) Que carezcan de valor artístico, sentimental, histórico o documental.
  • b) Que pueda ser sustituido por otro similar y que dé las mismas prestaciones.

Para realizar adquisiciones cuyo importe fuese igual o superior al 50% del presupuesto de gastos de la Hermandad en el ejercicio anterior, será necesaria la autorización en Cabildo General, excepto cuando por donativos se cubra el total importe de la adquisición.

k

TITULO IX. Extinción o supresión de la hermandad

Regla 41. Extinción o supresión de la Hermandad.

Dado el caso de que alguna vez, por motivos que no están a nuestro alcance, se disolviese la Hermandad, se atenderá a lo que disponga el Código de Derecho Canónico. Si fuese extinguida la Hermandad, sus bienes quedará sujetos a la aplicación correspondiente, de conformidad con el Derecho Canónico, siendo voluntad de esta Hermandad que sus bienes pasasen en Depósito a la Confraternidad de las Hermandades de Vera Cruz, hasta que se pueda reorganizar esta Hermandad.

k

TITULO X. De la unión o fusión con otras Hermandades y Cofradías

Regla 42. De la Unión o fusión a otras Hermandades y Cofradías.

Para establecer un vinculo de unión especial de relación o hermanamiento con otra u otras Hermandades, se realizará a propuesta del Cabildo de Oficiales, requiriendo su aprobación, que debe ser ratificada en Cabildo General Extraordinario, necesitando la aprobación del Ordinario para obtener eficacia Jurídica. En caso de fusión con otra u otras Hermandades, creando una confederación, se requiere la aprobación en Cabildo Extraordinario, y la erección canónica en virtud de decreto del Sr. Arzobispo, oídos los consejos de Hermandades y Cofradías a los que aquellas pertenezcan.

Nuestra Hermandad estará afiliada a la Confraternidad de Hermandades de Vera Cruz, participando de hecho y con pleno derecho en cuantos actos y convocatorias sea citada.

Nuestra Hermandad pertenecerá al Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Brenes desde el momento de su constitución una vez conocidos y aprobados en Cabildo de Oficiales los Estatutos del mismo.

k

TITULO XI. Disposiciones finales

Regla 43. Adaptación de las Reglas a las Normas Diocesanas.

Estas Reglas se adaptan en todo su contenido a las Normas Diocesanas sobre Hermandades y Cofradías emanadas del Arzobispado de Sevilla en Decreto de 8 de Diciembre de 1.997.

Regla 44. Sujeción a la Jurisdicción Eclesiástica.

Estas reglas están sujetas a las modificaciones que se puedan producir por orden del Arzobispado de Sevilla.

Todas las discrepancias surgidas de la interpretación de las presentes reglas y no aclaradas por posibles reglamentos de funcionamiento interno, debidamente aprobados en Cabildos Generales, se someterán a la Jurisdicción Eclesiástica, siendo competencia del Vicario General.

Reglas 45. Reforma de las Reglas.

No podrán variarse estas Reglas, ni modificarse en su contenido sin la debida aprobación de la Jurisdicción Eclesiástica y previo acuerdo por mayoría absoluta de votos en Cabildo General convocado a este efecto.

DISPOSICION FINAL TRANSITORIA.

La Junta de Gobierno queda facultada para disponer mediante reglamentación interna, lo que hubiera que determinarse en aquellos casos que no se contemplen en lo anteriormente expuesto.

Éstas Reglas anulan las anteriores. Las actuales no podrán ser consideradas con carácter retroactivo.